El nombre del yogur tiene su origen en una palabra búlgara: 'jaurt'. Es precisamente de la zona de los Balcanes y Asia Menor de donde procede este manjar lácteo. Las tribus nómadas pronto se dieron cuenta de que la leche se convertía en una masa semi sólida al transportarla en sacos de piel de cabra, porque el calor y el contacto de la leche con la piel de cabra fomentaban su fermentación mediante la acción de bacterias ácidas.

La facilidad de transporte, conservación y propiedades nutritivas convirtieron al yogur en un alimento esencial para estos pueblos. Algunos historiadores creen que Gengis Khan obligaba a sus tropas a tomar este producto para fortalecerse y tener una salud envidiable.

El yogur se conocería en distintas partes del mundo y pronto se incorporó a la cocina de numerosas civilizaciones. Los griegos lo utilizaban para curar problemas de estómago e intestinales. Por su parte, en La India, era conocido como 'dahi', alimento que se atribuía a los dioses.

 

 

 

A raíz de los descubrimientos de Metchnikoff, premio Nobel en 1908, el yogur se convirtió en un alimento popular durante el siglo XX. La longevidad de los pueblos balcánicos llamó la atención de muchos investigadores, entre ellos, Metchnikoff, que gracias a sus estudios demostró cuáles eran los efectos de las bacterias del yogur sobre la flora intestinal.

Los organismos vivos de este alimento transforman la lactosa en ácido láctico, un componente que impide el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino derivadas de la descomposición de los alimentos. Este investigador también halló interesantes propiedades nutritivas derivadas de su gran cantidad de vitaminas del grupo B.

La acción sobre el sistema digestivo convierte al yogur en una auténtica defensa natural contra todo tipo de infecciones y enfermedades. Además, reduce el colesterol y permite absorber las grasas mucho más fácilmente, además de equilibrar el intestino, controlando los posibles casos de diarrea y estreñimiento. También minimiza los efectos negativos de los antibióticos y protege el estómago de la erosión que producen ciertos medicamentos.

Hoy existen muchas variedades de yogur. La cuidadosa elaboración mediante tanques de leche pasteurizada y homogeneizada permite darle a la leche las condiciones necesarias para generar las bacterias que hacen de este producto un alimento único. Los ingredientes y el modo de elaboración determinan los tipos de yogur: líquidos, cremosos, desnatados, con frutas, etcétera



A continuación, detallamos el valor nutricional de los yogures desnatados por cada 100 ml:

Valor energético (kcal)     34
  
Hidratos de carbono (gr.)   4
  
Proteínas (gr.)      4
  
Grasa (gr.)           0,1
  
Sodio (mg.)           62
  
Calcio (mg.)         135


 

 

 

Evidentemente, una de las mayores cualidades del yogur es su importante cantidad de calcio. Los yogures se convierten así en un aliado imprescindible para fortalecer los huesos y los dientes. Sus proteínas, grasas e hidratos de carbono -con predominio de la lactosa- suministran energía suficiente al cuerpo como para afrontar la ardua jornada laboral o académica.

Lo bueno del yogur es que, además, no engorda. Las variedades desnatadas se recomiendan en todas las dietas de adelgazamiento, ya que suministran energía y nutrientes básicos, pero a su vez aportan muy pocas calorías. Las vitaminas del tipo A y B, el ácido fólico, y el contenido en fósforo, potasio, magnesio, cinc y yodo completan el contenido nutricional de este producto imprescindible en la dieta.

Dos bacterias lácticas hacen el resto: el lactobacillus bulgaricus y el streptococcus thermophilus, que permanecen vivos tras la fermentación y que ofrecen al yogur su acidez y aroma inconfundibles, además de proteger y regular la flora intestinal. Sólo podremos disfrutar de las beneficiosas propiedades de estos fermentos si conservamos el yogur a baja temperatura.

 

El yogur congelado, yogurlado oyogurt helado (en inglés Fro zen yogurt o también abreviado como Froyo o frogurt) es unproducto lácteo helado elaborado principalmente de yogur.

El yogur helado se sirve en versiones de bajo contenido graso de forma alternativa a como se sirve el helado.

 

Su invención se le atribuye a H. P. Hood en la década de los años 70 bajo el nombre de Frogurt. A finales de esta década el producto fue desarrollado por la cadena Brigham's en Boston y un poco más tarde, por la empresa de yogur Dannon.

Pero fue en la década del 80 que la fiebre se consolidó y tras una leve decaída en los 90 ha vuelto a resurgir en años recientes con marcada fuerza y así se espera que continúe la tendencia.

La proliferación de establecimientos de venta del producto así lo confirma.

 

El yogur helado puede tener un contenido graso diverso segun el yogur con el que se elabora, un edulcorante, gelatina, sirope de maíz, colorantes y saborizantes diversos. El yogur helado se elabora por regla general en una máquina de helado. El yogur helado se hiela y se funde mucho más lentamente que los helados tradicinales debido a que posee una entalpía de fusión mayor que la leche. Existen versiones de yogur helado sin contenido de azúcar, aunque por regla general se emplea fructosa para los diabéticos. El yogur helado es una opción para las personas que poseen de problemas de intolerancia a la lactosa.

 

 




El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player